Santo Domingo Nace en 1170 en Caleruega, en la región de Castilla, España. Al finalizar sus estudios ingresa como canónigo en el cabildo de la Catedral de Osma dirigido por Diego el prior. Allí se inicia en la vida comunitaria y en la contemplación. Diego es nombrado Obispo e invita a Domingo a acompañarlo a lejanas misiones. En 1206 ofrecen al Papa Inocencio III sus servicios para la evangelización. El Papa les pide ir a predicar a los Cátaros en el Languedoc. A diferencia de los métodos de los Cistercienses, Domingo y Diego recorren los pueblos del Languedoc a pie, pidiendo su pan. Diego muere pronto. Domingo sigue predicando solo, sentando base en una comunidad que se ha formado en 1206 de mujeres que abandonaron a los Cátaros y viven en comunidad en Prulla. Aquí nace el primer monasterio de la Orden. Las primeras hermanas no tuvieron otro maestro que las instruyera que Santo Domingo y él las asoció a su predicación por medio de la oración y su generosa penitencia, para fecundar misteriosamente su labor apostólica. En 1215 se traslada a Toulouse con unos compañeros con hacen profesión religiosa y predican el Evangelio. Toman la regla de San Agustín para ordenar sus vidas. La primera comunidad dominicana se instala en Toulouse y es reconocida por el Papa. Pero en 1217 Santo Domingo dispersa a sus hermanos, quienes de dos en dos peregrinan por los caminos de Europa. Los predicadores se transforman en una orden universal. Para preparar mejor a los hermanos en la predicación, él decide instalarlos en dos grandes ciudades universitarias: París y Bolonia. Domingo sigue viajando entre estos dos centros, España y Roma para establecer su fundación, crea nuevas comunidades de hermanos y hermanas. En 1220 delegados de los hermanos de los distintos conventos reunidos en Roma aprueban las primeras Constituciones, son las primeras leyes que ordenan las vida de los hermanos además de la Regla de San Agustín. Domingo considerado un guía excepcional, continúa rezando y predicando. Muere en Bolonia el 6 de agosto de 1221.

MONJAS DOMINICAS
Santo Domingo Nace en 1170 en Caleruega, en la región de Castilla, España. Al finalizar sus estudios ingresa como canónigo en el cabildo de la Catedral de Osma dirigido por Diego el prior. Allí se inicia en la vida comunitaria y en la contemplación. Diego es nombrado Obispo e invita a Domingo a acompañarlo a lejanas misiones. En 1206 ofrecen al Papa Inocencio III sus servicios para la evangelización. El Papa les pide ir a predicar a los Cátaros en el Languedoc. A diferencia de los métodos de los Cistercienses, Domingo y Diego recorren los pueblos del Languedoc a pie, pidiendo su pan. Diego muere pronto. Domingo sigue predicando solo, sentando base en una comunidad que se ha formado en 1206 de mujeres que abandonaron a los Cátaros y viven en comunidad en Prulla. Aquí nace el primer monasterio de la Orden. Las primeras hermanas no tuvieron otro maestro que las instruyera que Santo Domingo y él las asoció a su predicación por medio de la oración y su generosa penitencia, para fecundar misteriosamente su labor apostólica. En 1215 se traslada a Toulouse con unos compañeros con hacen profesión religiosa y predican el Evangelio. Toman la regla de San Agustín para ordenar sus vidas. La primera comunidad dominicana se instala en Toulouse y es reconocida por el Papa. Pero en 1217 Santo Domingo dispersa a sus hermanos, quienes de dos en dos peregrinan por los caminos de Europa. Los predicadores se transforman en una orden universal. Para preparar mejor a los hermanos en la predicación, él decide instalarlos en dos grandes ciudades universitarias: París y Bolonia. Domingo sigue viajando entre estos dos centros, España y Roma para establecer su fundación, crea nuevas comunidades de hermanos y hermanas. En 1220 delegados de los hermanos de los distintos conventos reunidos en Roma aprueban las primeras Constituciones, son las primeras leyes que ordenan las vida de los hermanos además de la Regla de San Agustín. Domingo considerado un guía excepcional, continúa rezando y predicando. Muere en Bolonia el 6 de agosto de 1221.

MONJAS DOMINICAS
Santo Domingo Nace en 1170 en Caleruega, en la región de Castilla, España. Al finalizar sus estudios ingresa como canónigo en el cabildo de la Catedral de Osma dirigido por Diego el prior. Allí se inicia en la vida comunitaria y en la contemplación. Diego es nombrado Obispo e invita a Domingo a acompañarlo a lejanas misiones. En 1206 ofrecen al Papa Inocencio III sus servicios para la evangelización. El Papa les pide ir a predicar a los Cátaros en el Languedoc. A diferencia de los métodos de los Cistercienses, Domingo y Diego recorren los pueblos del Languedoc a pie, pidiendo su pan. Diego muere pronto. Domingo sigue predicando solo, sentando base en una comunidad que se ha formado en 1206 de mujeres que abandonaron a los Cátaros y viven en comunidad en Prulla. Aquí nace el primer monasterio de la Orden. Las primeras hermanas no tuvieron otro maestro que las instruyera que Santo Domingo y él las asoció a su predicación por medio de la oración y su generosa penitencia, para fecundar misteriosamente su labor apostólica. En 1215 se traslada a Toulouse con unos compañeros con hacen profesión religiosa y predican el Evangelio. Toman la regla de San Agustín para ordenar sus vidas. La primera comunidad dominicana se instala en Toulouse y es reconocida por el Papa. Pero en 1217 Santo Domingo dispersa a sus hermanos, quienes de dos en dos peregrinan por los caminos de Europa. Los predicadores se transforman en una orden universal. Para preparar mejor a los hermanos en la predicación, él decide instalarlos en dos grandes ciudades universitarias: París y Bolonia. Domingo sigue viajando entre estos dos centros, España y Roma para establecer su fundación, crea nuevas comunidades de hermanos y hermanas. En 1220 delegados de los hermanos de los distintos conventos reunidos en Roma aprueban las primeras Constituciones, son las primeras leyes que ordenan las vida de los hermanos además de la Regla de San Agustín. Domingo considerado un guía excepcional, continúa rezando y predicando. Muere en Bolonia el 6 de agosto de 1221.

MONJAS DOMINICAS
Santo Domingo Nace en 1170 en Caleruega, en la región de Castilla, España. Al finalizar sus estudios ingresa como canónigo en el cabildo de la Catedral de Osma dirigido por Diego el prior. Allí se inicia en la vida comunitaria y en la contemplación. Diego es nombrado Obispo e invita a Domingo a acompañarlo a lejanas misiones. En 1206 ofrecen al Papa Inocencio III sus servicios para la evangelización. El Papa les pide ir a predicar a los Cátaros en el Languedoc. A diferencia de los métodos de los Cistercienses, Domingo y Diego recorren los pueblos del Languedoc a pie, pidiendo su pan. Diego muere pronto. Domingo sigue predicando solo, sentando base en una comunidad que se ha formado en 1206 de mujeres que abandonaron a los Cátaros y viven en comunidad en Prulla. Aquí nace el primer monasterio de la Orden. Las primeras hermanas no tuvieron otro maestro que las instruyera que Santo Domingo y él las asoció a su predicación por medio de la oración y su generosa penitencia, para fecundar misteriosamente su labor apostólica. En 1215 se traslada a Toulouse con unos compañeros con hacen profesión religiosa y predican el Evangelio. Toman la regla de San Agustín para ordenar sus vidas. La primera comunidad dominicana se instala en Toulouse y es reconocida por el Papa. Pero en 1217 Santo Domingo dispersa a sus hermanos, quienes de dos en dos peregrinan por los caminos de Europa. Los predicadores se transforman en una orden universal. Para preparar mejor a los hermanos en la predicación, él decide instalarlos en dos grandes ciudades universitarias: París y Bolonia. Domingo sigue viajando entre estos dos centros, España y Roma para establecer su fundación, crea nuevas comunidades de hermanos y hermanas. En 1220 delegados de los hermanos de los distintos conventos reunidos en Roma aprueban las primeras Constituciones, son las primeras leyes que ordenan las vida de los hermanos además de la Regla de San Agustín. Domingo considerado un guía excepcional, continúa rezando y predicando. Muere en Bolonia el 6 de agosto de 1221.
MONJAS DOMINICAS
Santo Domingo Nace en 1170 en Caleruega, en la región de Castilla, España. Al finalizar sus estudios ingresa como canónigo en el cabildo de la Catedral de Osma dirigido por Diego el prior. Allí se inicia en la vida comunitaria y en la contemplación. Diego es nombrado Obispo e invita a Domingo a acompañarlo a lejanas misiones. En 1206 ofrecen al Papa Inocencio III sus servicios para la evangelización. El Papa les pide ir a predicar a los Cátaros en el Languedoc. A diferencia de los métodos de los Cistercienses, Domingo y Diego recorren los pueblos del Languedoc a pie, pidiendo su pan. Diego muere pronto. Domingo sigue predicando solo, sentando base en una comunidad que se ha formado en 1206 de mujeres que abandonaron a los Cátaros y viven en comunidad en Prulla. Aquí nace el primer monasterio de la Orden. Las primeras hermanas no tuvieron otro maestro que las instruyera que Santo Domingo y él las asoció a su predicación por medio de la oración y su generosa penitencia, para fecundar misteriosamente su labor apostólica. En 1215 se traslada a Toulouse con unos compañeros con hacen profesión religiosa y predican el Evangelio. Toman la regla de San Agustín para ordenar sus vidas. La primera comunidad dominicana se instala en Toulouse y es reconocida por el Papa. Pero en 1217 Santo Domingo dispersa a sus hermanos, quienes de dos en dos peregrinan por los caminos de Europa. Los predicadores se transforman en una orden universal. Para preparar mejor a los hermanos en la predicación, él decide instalarlos en dos grandes ciudades universitarias: París y Bolonia. Domingo sigue viajando entre estos dos centros, España y Roma para establecer su fundación, crea nuevas comunidades de hermanos y hermanas. En 1220 delegados de los hermanos de los distintos conventos reunidos en Roma aprueban las primeras Constituciones, son las primeras leyes que ordenan las vida de los hermanos además de la Regla de San Agustín. Domingo considerado un guía excepcional, continúa rezando y predicando. Muere en Bolonia el 6 de agosto de 1221.

MONJAS DOMINICAS